Kartox

Bisuroom y Kartox: un packaging con estilo

Tenemos claro que lo que mejor habla de Kartox son sus clientes. En esta ocasión, os traemos el embalaje diseñado para Bisuroom para sus productos de bisutería.

Como suele ocurrir cuando se colabora estrechamente, salen cosas interesantes. Este es el caso de lo que se ha conseguido entre Bisuroom y Kartox.

Desde hace algún tiempo Bisuroom dispone de unas cajas que, definitivamente, hacen justicia a sus creaciones de bisutería creativa y de calidad.

La premisa inicial

Todos tenemos claro que el comercio electrónico supone un enorme avance. Por comodidad, disponibilidad e incluso por precio en muchas ocasiones.

Eso sí, una de esas cosas que tenemos que tener claras es que estamos limitando nuestras posibilidades de generar impacto en el cliente a nuestra web y al packaging que recibe el cliente de manos del mensajero.

Si vendemos productos industriales, por poner un ejemplo, necesitaremos embalajes en los que prime la resistencia. Pero, si como es el caso de Bisuroom, estamos vendiendo un producto más delicado y en el que manda la estética, merece la pena darle una vuelta al tipo de caja en la que queremos presentar los pendientes, anillos y pulseras.

Como cliente, en Bisuroom tenían muy claro que necesitaban algo que aportase un plus de sofisticación pero, al mismo tiempo, que fuera sobrio para no distraer la atención del producto, que es y será siempre la clave.

De alguna forma, entre todos buscábamos un marco para sus creaciones que las protegiese añadiendo valor percibido, y que incluso favoreciese el unboxing y el hecho de compartir la experiencia de apertura de la caja.

La solución

Lo primero siempre es tomarse un tiempo para analizar el tipo de producto y escuchar mucho lo que tiene que decir el cliente al respecto.

En el caso de la bisutería de Bisuroom, es fácil encontrar una constante en las materias primas y los diseños. Si lo que queríamos era buscar un contraste entre el brillo de los metales dorados y plateados, los destellos de las piedras, lo orgánico de la madera y los colores vivos… una caja estándar de Kraft, aunque siempre es elegante, podría quedar un tanto apagada.

La opción, casi desde el principio, fue elegir entre las cajas de cartón de colores. El material es perfecto porque protege al mismo tiempo que resulta ser un packaging sostenible, pero en los tonos de la propia caja había más dudas que resolver.

 

 

Tenía que ser bastante neutro para que funcionase tanto en una pieza completamente dorada como en una que fuera colorista, con verdes, amarillos, azules vivos…

Por eso, llegamos a la conclusión de que lo perfecto sería utilizar una caja negra. Al fin y al cabo lo que se perseguía era transmitir una idea de sencillez con un punto de elegancia.

El resultado

Lo mejor es que veáis el resultado final y cómo funciona con el producto. La combinación funciona exactamente como el cliente y nosotros mismos buscábamos.

La caja cerrada está personalizada en la tapa con un rectángulo blanco que lleva impreso el nombre de la marca y el logotipo. Por cierto, la identidad corporativa va en ese mismo patrón de colores, con una tipografía estilizada y elegante junto a la que destaca una figura geométrica. El tono elegido para la caja hace que destaque aún más, enfatizando el contraste.

Al abrir el paquete, lo primero que llama la atención es que han sido generosos con la dimensión del mismo y que, además, han utilizado una buena cantidad de relleno (también ecológico) para garantizar que el pedido llega en perfecto estado.

En el caso de la imagen que acompaña este texto, el relleno es de color kraft natural, al ser un tono orgánico y neutro no resta protagonismo al contenido..

El mensaje que envía Bisuroom como marca es que son los primeros a quienes les preocupa la integridad del producto, que el cliente reciba su pieza de bisutería en las mejores condiciones. Esto es, objetivamente, muy positivo y hace que desde Bisuroom pongan en valor producto y experiencia de usuario.

 

 

A sus clientes, que son los importantes en todo esto, les ha parecido un cambio muy interesante. No solo lo han compartido así en sus perfiles sociales: también les han hecho llegar sus felicitaciones.

Estas pequeñas acciones ayudan mucho a potenciar la marca y no solo en lo que corresponde a la imagen. En el caso de una firma de bisutería, un buen packaging hace que sea ideal para regalar incluso a distancia. Sabes que el producto que se va a recibir viene con un cuidado aspecto y no en un embalaje más común.

¿Te gusta cómo han quedado las nuevas cajas de Bisuroom? Comparte tu opinión en los comentarios.

 

 

 

 

Deja un comentario

shares