Kartox

Clientes Kartox: la cosmética asiática de Miin Korean Cosmetics

En Kartox estamos especialmente orgullosos de nuestros clientes. Nos gusta hacer un poco nuestro su éxito, como en el caso de Miin Korean Cosmetics.

 

Cuando encontramos un cliente que le da la misma relevancia al packaging que nosotros, enseguida se establece una química genial. Esto nos permite ayudarle desde nuestro rol a redondear una experiencia de compra lo más perfecta posible.

En determinados productos, el envase es más que una protección: es un complemento que ayuda a poner en valor el contenido. Y Miin Korean Cosmetics es uno de esos ejemplos. Por eso su embalaje no podía ser como el de cualquiera.

La empresa: Miin Korean Cosmetics

Los productos de cosmética coreanos gozan de la mejor reputación en toda Asia y, desde hace unos años, también en Occidente. Teniendo en cuenta que el público de esa parte del mundo es uno de los más exigentes y entendidos, Lilin Yang decidió traer a Occidente esos cosméticos revolucionarios.

Confiando en que la acogida sería buena, se lanzó a abrir una tienda física en Barcelona con un éxito inmediato. A los pocos meses, Miin empezó a vender también online (además de añadir una nueva tienda en Madrid).

El nuevo desafío

La venta online supone muchas posibilidades. Una buena estrategia puede ampliar el alcance del negocio de manera exponencial, incluso a través de la internacionalización.

Evidentemente, esto supone un modelo de distribución diferente y el embalaje tiene que ser sólido para soportar las exigencias de la logística, pero sin perder la esencia de la marca. Por cierto, ¿cuál es esa esencia? ¿Qué puede aportar una caja de cartón a un cosmético coreano?

El cliente quería un embalaje alineado con su imagen de marca. El característico color rosa tan reconocible en Miin tenía que estar muy presente. Al fin y al cabo es un tono que psicológicamente se asocia a la feminidad, pero también a la inocencia y la delicadeza.

Evidentemente, el logotipo y los caracteres coreanos también tenían que ser protagonistas: la procedencia del producto es un valor añadido y no algo circunstancial como pueda ser en otros casos similares.

Resumiendo: Miin Korean Cosmetics necesitaba un packaging funcional para preservar la integridad de los cosméticos durante el transporte, pero, al mismo tiempo, tenía que ser de apariencia delicada, cuidada y fácil de relacionar con la marca.

Tampoco podemos olvidar la importancia del unboxing. De hecho, el cliente lo marcó como prioridad, entendiendo que su público tiende a compartir en redes sociales su experiencia… siempre y cuando lo merezca, obviamente.

El embalaje de Miin Korean Cosmetics

Con las premisas básicas muy claras, en Kartox empezamos a trabajar codo a codo con la marca para encontrar ese punto de equilibrio.

La caja postal era uno de los productos más importante. Nuestra propuesta estaba clara desde el principio: el exterior tenía que ser funcional y “sufrido” para no llegar desluciendo la marca ante el usuario por cuestiones de manipulado. Queríamos que el impacto fuera inesperado, que generase esa sensación de algo especial sin ser obvio.

La mejor opción era imprimir la parte interior: reservar el color rosa para el momento en que la usuaria acceda al producto.

Otra idea para reforzar el mensaje positivo era incluir una frase como “You look beautiful today” (“Estás guapa hoy”), tanto en inglés como en coreano con su correspondiente alfabeto. Este tipo de mensajes no solo reconfortan a la clienta, también le dan un plus al packaging haciéndolo más atractivo de cara a un posible unboxing y las fotos para Instagram.

La caja interior es diseño de Miin, delicada y elegante. Junto a la caja postal con el exterior en color marrón y el interior en tono rosa, conseguimos completar una experiencia de desembalaje consistente. Pero necesitábamos algo más, un elemento que marcase la diferencia construyendo marca y que tuviese un buen encaje con el producto.

Esto se resolvió utilizando un papel de seda personalizado con el logo de la marca como patrón. Es un toque muy sutil, una leve capa adicional que resalta las cualidades del conjunto –básicamente lo mismo que hacen los cosméticos con la apariencia de las personas que los emplean.

Por último, era importante asegurar la integridad del paquete y que no sería abierto ni siquiera por error o negligencia. Un paquete incorrectamente cerrado transmite desconfianza, precisamente lo último que una marca de productos de laboratorio querría.

La solución consistió en una cinta de papel kraft que se integra muy bien con el material del paquete pero que también se personalizó para, de este modo, darle un toque de marca al envío también de manera externa.

¿Qué te parece nuestro embalaje para Miin Korean Cosmetics? ¿Crees que hemos logrado el objetivo? ¿Le añadirías o modificarías algo? ¡Cuéntanoslo!

Imágenes | Kartox.

 

Deja un comentario

shares